Una postura correcta al volante hará que evitemos lesiones tontas (y no tan tontas) en caso de accidente y además fomentará una conducción más cómoda y segura. Hoy te damos unas pequeñas claves para que te adoptes la posición idónea al volante:

Claves para una conducción cómoda y segura

EL ASIENTO, CUANTO MÁS BAJO, MEJOR

El asiento debe ir todo lo bajo que puedas sin perder la visibilidad, así sentirás mejor las reacciones del coche porque estarás más cerca del centro de gravedad del vehículo. Lo importante no es ver el morro del coche, sino lo que tenemos mas allá de él. El asiento bajo nos mantendrá alejados del techo y en caso de vuelco evitará lesiones.

REGULA TU ASIENTO PARA TU COMODIDAD

Principalmente tenemos que estar cómodos en la banqueta, las rodillas nos marcarán la posición idónea, las piernas deben estar semiflexionadas permitiéndonos pisar el embrague, freno y acelerador a fondo sin tener que hacer un sobreesfuerzo. En caso de impacto nuestra pierna amortiguará el golpe evitando lesiones en la cadera.

EL RESPALDO DEBE MANTENER TU ESPALDA RECTA

Coloca el respaldo aproximadamente en un  ángulo de 100 grados. Debe estar recto, incluso un poco más inclinado hacia delante. La espalda siempre debe ir bien apoyada en el respaldo y así dejar que sean los brazos quienes conduzcan, y no hacer esfuerzos con otras partes del cuerpo.

EL VOLANTE A LA ALTURA CORRECTA

La barbilla es nuestro punto de referencia a la hora de colocar la parte mas alta del volante. Respecto a la profundidad, nuestras muñecas deben estar apoyadas en el volante sin despegarnos del respaldo y  los brazos  flexionados en posición de las diez y diez en el reloj. Además, debes mantener siempre las dos manos sobre el volante, y no cruzar las manos sobre él o sujetarlo por debajo o en el interior.

AJUSTA EL CINTURÓN DE SEGURIDAD CORRECTAMENTE

El cinturón de seguridad es el dispositivo más importante dentro de la seguridad pasiva del vehículo. Debemos regular la cinta y anclaje superior del cinturón a nuestra altura y es importante, una vez colocado, tensarlo de abajo. La cinta debe quedar libre de dobleces y totalmente tensa, encajada en tu hombro. Es preferible llevar una prenda un poco ajustada a nuestro cuerpo para evitar holguras y mayor desplazamiento de la cinta sin sujeción.

SUBE EL REPOSACABEZAS A LA ALTURA ADECUADA

La altura correcta se consigue cuando la parte superior de la cabeza queda al mismo nivel que el reposacabezas y con una separación o distancia entre ambos de cinco centímetros como máximo. No obstante, es conveniente subir el reposacabezas un punto más para que nos proteja tanto en caso de choque como en cualquier movimiento brusco que podamos experimentar debido al movimiento del coche.

Estos son solo algunos aspectos que debes tener en cuenta, pero lo más importante, como siempre es el sentido común. Adopta siempre una postura cómoda, y en viajes largos es preferible hacer descansos para estirar las piernas y relajar el cuerpo, eliminando tensiones que nos obligan a colocarnos en posiciones no recomendables. Aunque parezca obvio, una postura correcta, cómoda y relajada, te hará mejor conductor y minimizará las lesiones provocadas por posibles percances.