Los usuarios deben obedecer las indicaciones de los semáforos y de las señales verticales de circulación situadas inmediatamente a su derecha, encima de la calzada o encima de su carril y, si no existen en los citados emplazamientos y pretenden girar a la izquierda o seguir de frente, las de los situados inmediatamente a su izquierda.

Si existen semáforos o señales verticales de circulación con indicaciones distintas a la derecha y a la izquierda, quienes pretenden girar a la izquierda o seguir de frente sólo deben obedecer las de los situados inmediatamente a su izquierda.

Prioridad entre señales

El orden de prioridad entre los distintos tipos de señales que parezcan entrar en contradicción es el siguiente:

  1. Señales y órdenes de los agentes de circulación. Puedes ver más información aquí
  2. Señalización circunstancial que modifique el régimen normal de utilización de la vía y señales de balizamiento fijo. Puedes ver más información aquí
  3. Semáforos. Puedes ver más información aquí
  4. Señales verticales de circulación. Puedes ver más información aquí
  5. Marcas viales. Puedes ver más información aquí

Cuando las señales sean del mismo tipo prevalecerá la más restrictiva.

Aplicación de las señales

Toda señal se aplicará a toda la anchura de la calzada que estén autorizados a utilizar los conductores a quienes se dirija esa señal. No obstante, su aplicación podrá limitarse a uno o más carriles delimitados mediante marcas longitudinales en la calzada.