El adelantamiento es una maniobra habitual en la carretera. Sin embargo, hay coches que por su imprudencia, falta de señalización o de visibilidad pueden exponerse a situaciones de cierto riesgo. Por eso, hoy queremos dar un pequeño repaso a esta maniobra.

Antes de comenzar, debemos primero diferenciar el adelantamiento del rebasamiento. El adelantamiento se produce cuando un vehículo en marcha sobrepasa a otro vehículo en marcha. Por el contrario, el rebasamiento se produce cuando un coche el marcha sobrepasa a un vehículo inmovilizado.  Por norma general, ambas maniobras deben realizarse por la izquierda, aunque existen ciertas excepciones que veremos a continuación:

Adelantamiento por la derecha

  1. Se permitirá  cuando el conductor del vehículo al que se pretenda adelantar esté indicando claramente su propósito de cambiar de dirección a la izquierda o parar en ese lado. También en las vías con circulación en ambos sentidos, y adelantar a los tranvías que marchen por la zona central. Siempre y cuando se adopten las máximas precauciones y exista espacio suficiente para realizar la maniobra con seguridad.
  2. Dentro de los poblados, en las calzadas que tengan por lo menos dos carriles reservados a la circulación en el mismo sentido de marcha delimitados por marcas longitudinales, se permite el adelantamiento por la derecha a condición de que el conductor del vehículo que lo efectúe se cerciore previamente de que puede hacerlo sin peligro para los demás usuarios.

Adelantamiento en calzadas de varios carriles

  1. En las calzadas que tengan por lo menos dos carriles reservados a la circulación en el sentido de su marcha, el conductor que vaya a efectuar un nuevo adelantamiento podrá permanecer en el carril que haya utilizado para el anterior, a condición de cerciorarse de que puede hacerlo sin molestar a los conductores de vehículos que circulen detrás del suyo más velozmente.
  2. Cuando la densidad de la circulación sea tal que los vehículos ocupen toda la anchura de la calzada y sólo puedan circular a una velocidad que dependa de la del que los precede en su carril, el hecho de que los de un carril circulen más rápidamente que los de otro no será considerado un adelantamiento, ni tampoco un rebasamiento. En esta situación de densidad de circulación, ningún conductor deberá cambiar de carril para adelantar ni para efectuar cualquier otra maniobra que no sea prepararse a girar a la derecha o a la izquierda, salir de la calzada o tomar determinada dirección.
  3. En todo tramo de vía en que existan carriles de aceleración o deceleración o carriles o partes de la vía destinadas exclusivamente al tráfico de determinados vehículos, tampoco se considerará adelantamiento el hecho de que se avance más rápidamente por aquellos que por los normales de circulación, o viceversa.

Adelantamiento en vías de tres carriles delimitados y dos sentidos de circulación

En calzadas con doble sentido de circulación y tres carriles separados por marcas longitudinales discontinuas, el adelantamiento solamente se podrá efectuar cuando los conductores que circulen en sentido contrario no hayan ocupado el carril central para efectuar un adelantamiento a su vez, en ningún caso podrá ocuparse el carril de la izquierda.