Las luces del coche no sólo nos permiten ver mejor el camino, sino que además permite que otros conductores nos vean a nosotros y conozcan con antelación las maniobras que vamos a realizar. Porque poner las luces del coche no es algo aleatorio, sino que a cada circunstancia le corresponde un alumbrado diferente.

El alumbrado del coche incluye, entre otros, estos seis tipos de luces, que sirven tanto para ver como para que nos vean.

Luz de cruce, o luz corta

Esta luz es de uso obligatorio siempre y cuando sea de noche, en cualquier tipo de vía, y cuando durante el día haya condiciones de mala visibilidad, como niebla, mucha lluvia, niebla, humo, etc. Además, es la luz que debes poner al entrar a un túnel, o en condiciones excepcionales, como carriles reversibles, adicionales o habilitados para circular en sentido contrario.

No es obligatorio utilizarlas durante el día en condiciones normales, pero es aconsejable, ya que las luces siempre mejoran la visibilidad.

Luz de carretera, o luz larga

Su uso está limitado exclusivamente a la noche y sólo en carreteras insuficientemente iluminadas, siempre y cuando no deslumbremos a peatones y otros conductores tanto frontalmente como por los retrovisores, para evitar situaciones de peligro. Según la norma, debemos poner las luces largas cuando no podamos leer una matrícula a 10 metros, o no distingamos un vehículo oscuro a 50 metros, circulando a 40km/h. .

No deben usarse en poblado, y en carreteras de tipo autovía o autopista deben sustituirse por las de cruce siempre que venga otro vehículo de frente, incluso aunque exista una mediana.

Marcha atrás

Esta luz se enciende automáticamente al meter la marcha, y advierte a los demás usuarios que el coche circula hacia atrás.

Posición

Son luces auxiliares que indican la posición y anchura del vehículo, y nunca debe circularse únicamente con ellas, sino que deben acompañar a las luces de cruce, carretera o antiniebla. Son útiles cuando inmovilizamos el vehículo en la calzada o el arcén, ya que nos harán visibles ante otros usuarios.

Antiniebla delantera

En ocasiones de baja visibilidad, como niebla, abundante lluvia, polvo, etc, las luces principales (cruce y carretera) son insuficientes. En ese caso debemos añadir otros tipos de luces, como las antiniebla. Este tipo de luz es más potente que las principales, más baja y mas ancha, y nos permite seguir con mayor facilidad las líneas del borde de la calzada. Además, por sus cualidades, es muy útil en curvas sucesivas señalizadas y vías estrechas.

Sólo deben usarse en situaciones de escasa visibilidad, porque en caso contrario molestaremos o deslumbraremos al resto de conductores

Antiniebla trasera

El uso del antiniebla trasero está restringido a condiciones especialmente desfavorables, con niebla densa, lluvia o nevada intensa, ya que son luces muy potentes que en condiciones normales molestan y deslumbran a los conductores que van detrás. Son una o dos luces rojas situadas en la parte trasera del vehículo, y nos ayudarán a evitar alcances en este tipo de situaciones.

 

Por último, es importante que te familiarices con los mandos de tu coche y con los símbolos que se corresponden a cada tipo de luz… Así que te dejamos una pequeña “chuleta” para que te los aprendas…

 

tipos_de_luces