Los días cada vez son más largos, los rayos de sol comienzan a calentar y pronto llegará la primavera y con ella tus ganas de coger la moto y disfrutar de ella. Por eso, te aconsejamos que comiences ya a preparar tu equipación para la moto y te damos algunos consejos que te ayudarán a conducir de forma segura y cómoda.

 

La seguridad es lo primero

El equipamiento de protección es de gran utilidad para los conductores de motos y ciclomotores en caso de accidente, ya que puede reducir considerablemente los daños ocasionados. No debes subestimar las ventajas de una buena equipación, incluso en verano, en los días en los que el calor aprieta. Un error bastante común en estos casos es llevar ropa ligera no específica para montar en moto. No olvides que el equipamiento de protección no actúa solo en el caso de accidente, sino que también te protege del sol y del frío, de la lluvia, de las picaduras de insectos o incluso cuando los vehículos despiden algún objeto al pasar por encima.

 

La comodidad es muy importante

Tu ropa para la moto debe ser cómoda y permitir que te muevas con facilidad. Las hombreras, coderas y rodilleras deben estar integradas en el traje, de material plástico acolchado y elástico para facilitar el movimiento.

 

Una equipación completa para la moto

  1. El casco. Es el elemento más importante de tu equipo de protección, ya que protege tu cabeza, que es la parte más frágil de tu cuerpo. Según la OMS, el casco reduce la incidencia de las lesiones mortales. En accidentes graves, el 20% de los cascos salen despedidos debido a la elección de tallas inadecuadas o a no encontrarse bien abrochados, por lo que es muy importante que escojas el caso que mejor se adapte a tí. El más seguro es el casco integral.
  2. Pantalones. Las piernas son la parte del cuerpo más expuesta al impacto en caso de accidente cuando vas montado en la moto. Debes utilizar pantalones fabricados con tejidos especialmente diseñados para viajar en moto, ya que, según los estudios, esto supone ir entre un 33% y un 47% mejor protegido en caso de accidente. De hecho, está probado que un pantalón vaquero, por ejemplo, no dura más de 0,6 segundos en contacto con la superficie de la carretera.
  3. Guantes. Existen muchos tipos de guantes con espesor y peso diferentes. Escoge uno que se adapte a tu mano y con el que puedas manejar perfectamente los mandos de tu moto o ciclomotor. Los guantes tienen que prestar 2,5 segundos de resistencia a la abrasión en caso de accidente. Es recomendable que el cuero tenga, al menos, 0,9 milímetros de grosor para alcanzar esa protección.
  4. Botas. En general, la función del calzado de motorista es proteger pies, dedos y tobillos sin restar movilidad al piloto en el manejo de la moto. Las botas pueden estar hechas de cuero u otros materiales textiles, pero deben al menos ofrecer 5 segundos de resistencia a la abrasión. Es recomendable que el cuero tenga un grosor de 2,5 mm para cumplir con este requerimiento.
  5. Chaqueta. Escoge siempre una chaqueta de piel o kevlar (un tejido sintético), antes que una de algodón, ya que te protegerán mucho más. Además, cuanto más vivos sean sus colores, mejor te verán el resto de conductores. Tu chaqueta debe ser lo bastante ajustada para mantener los protectores de impacto en su sitio, pero debes sentirte cómodo con ella. Algunas llevan correas para evitar que se salgan las manos.
  6. Otros protectores. Hombreras, coderas y rodilleras, que como ya hemos dicho deben estar integradas en el traje; espalderas que te protegerán contra lesiones de columna; protectores varios que protegen de las heridas provocadas por impacto o abrasión y reducen la gravedad de las lesiones; una faja que resulta muy útil sobre todo en viajes largos ya que ayudará a relajar la zona lumbar; o gafas y viseras, que aseguran un buen campo de visión en cualquier situación climatológica.