Calor, carreteras congestionadas, comer durante el viaje o la aparición de la fatiga… durante los desplazamientos veraniegos surgen multitud de situaciones al volante. ¿Sabes cómo resolverlas?

Atascos

El verano concentra los mayores movimientos de vehículos en las carreteras de todo el año. Incluso aunque hayas planificado el viaje y consultado el estado de las carreteras antes de salir, las retenciones pueden ser inevitables. Si te ves inmerso en un atasco, mantén en todo momento la distancia de seguridad adecuada con el vehículo de delante para evitar alcances en caso de frenadas bruscas y vigila que la separación sea la correcta tanto en marcha como en las detenciones. Cuando te detengas, hazlo donde veas las ruedas del vehículo delante. Y observa continuamente los retrovisores para evitar alcances, en especial en las aceleraciones. Y no te confíes en los momentos de circulación lenta ni cuando veas la vía despejada: la retención puede volver unos metros más adelante. Asimismo, mantén el habitáculo bien ventilado, sé paciente y respetuoso con los demás conductores y olvida el estrés: ¡estás de vacaciones!

 

Ojo al sol

En estas fechas, la mayor luminosidad en las horas centrales del día puede causar fatiga visual más rápidamente al conductor. Además, ten especial precaución con los deslumbramientos durante el amanecer y al atardecer. Utiliza unas gafas de sol como ‘barrera’ de protección, teniendo en cuenta su índice de absorción de rayos ultravioleta e infrarrojos y la protección contra los destellos por reflejos. Y recuerda que la vista también necesita descanso.

 

Verano 2018 faldones2

Imprevistos: reacciona con calma

A todos nos puede surgir un imprevisto durante la marcha que obligue a detener el vehículo. Si un niño pasajero está indispuesto, detectas un pinchazo (vibraciones en el volante o en la parte de atrás del vehículo) o cualquier avería, mantén la calma e inmoviliza el vehículo fuera de la vía siempre que sea posible (en autopistas y autovías es obligatorio abandonarlas). Si esto te resulta imposible, inmoviliza entonces en el arcén derecho, evitando invadir la calzada. Señaliza tu situación con las luces de emergencia y coloca los triángulos al menos a 50 metros del vehículo, para que los demás conductores puedan reaccionar adecuadamente. Y durante la detención, si debes esperar a una grúa o cambiar una rueda in situ, no te expongas a riesgo de atropello y mantén a los ocupantes fuera del vehículo, alejados de la calzada.

Verano 2018 faldones2

 

Testigo de un accidente

Conduces tranquilamente y, de pronto, colisión entre dos vehículos delante de tí. ¿Qué hacer? Si presencias el accidente, continúa la marcha, detén el vehículo en lugar seguro y llama al teléfono de emergencias 112. Pero si te encuentras con un accidente sobre la vía y hay víctimas aún sin auxilio, detén el vehículo donde no pueda suponer un riesgo, ponte el chaleco y aplica el protocolo PAS (Proteger, Avisar y Socorrer): protege la zona señalizando con luces y triángulos; avisa por teléfono a los servicios de emergencias; y presta los primeros auxilios a los heridos, siempre que sepas hacerlo. Recuerda que los conductores deben socorrer en un accidente sin provocar nuevos peligros.