En esta última semana ya hemos notado como el tiempo cambia de cara al invierno. El frío, la lluvia, el viento, y en ocasiones también la nieve, nos obligan a tomar ciertas precauciones en la carretera, que hoy queremos repasar contigo. 

  1. Revisa tu coche: aunque debes hacerlo cada cierto tiempo, es importante conocer el estado del vehículo de cara al invierno. Debemos prestar especial atención a los sistemas de refrigeración, los niveles de líquido anticongelante, los neumáticos y las luces.
  2. Equipamiento completo: Asegúrate de llevar cadenas o neumáticos de invierno. No sólo por la estabilidad y el agarre, sino también porque nos pueden prohibir la circulación por ciertas carreteras por no disponer de ello.
  3. Los neumáticos: comprueba no sólo el dibujo y las ranuras, sino también la presión. De esta forma evitaremos deslizamientos innecesarios.+
  4. Respeta la distancia de seguridad: siempre debes hacerlo, pero aún con más cuidado en invierno, cuando la niebla, la nueve o el hielo pueden hacer que tu coche no frene con la misma efectividad o que los vehículos que van delante de tí frenen bruscamente por las inclemencias del tiempo u obstáculos en la carretera.
  5. Conduce con suavidad: evita la circulación agresiva y los movimientos bruscos, ya que pueden hacerte perder el control del vehículo

Conviene además preocuparse de llevar los accesorios adecuados para no quedarse atrapado en carreteras de montaña o zonas de difícil acceso. Además de las cadenas, procura llevar una rueda de repuesto y herramientas para su colocación, el chaleco reflectante homologado, los triángulos de señalización de peligro, una linterna de emergencia, una manta por si surge un imprevisto, o una rasqueta para el hielo. Estos son algunos objetos que pueden ayudarte en una situación de emergencia o de aislamiento por la climatología. ¡Esperemos que no tengas que usarlos, pero mejor prevenir!