Frenar forma parte de la rutina del conductor y parece obvio decir que frenar correctamente en circunstancias comprometidas es esencial para evitarnos un susto o un mal mayor. Sin embargo, no es tan obvio que tengamos en cuenta ciertas claves que nos ayudarán a realizar un frenado seguro tanto para nosotros como para los demás conductores. Es por ello que hoy queremos darte algunos consejos que te ayudarán a mejorar tu conducción:

MANTÉN LA DISTANCIA DE SEGURIDAD

Siempre. Es la principal medida de precaución que debes mantener en cualquier tipo de vía. Ten en cuenta por un lado, que tus reflejos no son infalibles, y por otro, que al pisar el freno tu coche aún recorrerá cierta distancia hasta pararse por completo. Los expertos han elaborado una fórmula mediante la cual se puede calcular esa distancia de frenado y equivale al cuadrado de la primera cifra de velocidad a la que circula el vehículo. Es decir, si vas a 100 km/h tu coche necesitará 100 metros para detenerse  (10×10= 100). No es poco, ¿verdad?

PUEDES FRENAR EN UNA CURVA, PERO MEJOR EN RECTO

La frenada ideal comienza con una presión suave, sigue con un aumento de presión hasta que alcances la velocidad necesaria para evitar la colisión y acaba con una disminución de la presión hasta detener el coche por completo. Sin embargo, ante situaciones comprometidas es complicado realizar frenadas suaves y seguras.

Si vas a entrar en una curva, trata de adecuar tu velocidad antes de comenzar a trazarla, sobre todo si no conoces el tramo. En caso de que ya estés en la curva procura frenar de forma suave para evitar un subviraje, que hará que tu coche pierda agarre en la parte delantera y te vayas contra la curva.

Otra situación de peligro provocada por un frenado incorrecto en una curva podrá hacer que pierdas el control de la parte trasera del coche. En ese caso, trata de reducir la velocidad suavemente para que el peso del coche vuelva a la parte trasera y recuperarás adherencia.

EL FRENO MOTOR ES TU ALIADO

Disminuir la velocidad bajando la relación de marchas no solo te ayudará a realizar una frenada más natural y suave, sino que a la larga te ayudará a ahorrar costes, debido a que reducirás el desgaste de las pastillas de freno y los discos. Además es la forma más aconsejable de frenar en ciertas situaciones para no fatigar los frenos, como atascos o carreteras de montaña, donde te verás obligado a acelerar y frenar constantemente

EVITA EL VOLANTAZO

Cuando nos encontramos un obstáculo en la calzada nuestra primera reacción es tender a evitarlo, pero dar un volantazo puede suponer la pérdida del control del vehículo, provocando derrapes, vuelcos o choques con otros vehículos. Lo mejor que puedes hacer ante un obstáculo imprevisto es mantener firme el volante y reducir al máximo posible la velocidad antes de moverlo. Ten en cuenta que una pequeña colisión controlada siempre será mejor que la pérdida del control de tu coche.

 

Estas claves te ayudarán en situaciones comprometidas, pero ten en cuenta que lo principal es que no pierdas el control de la situación, y sobre todo que mantengas la calma. El sentido común y la experiencia te ayudarán a resolver este tipo de situaciones.