En nuestras clases hablamos sobre el carril VAO, un carril cuyo funcionamiento ayuda a reducir la congestión del tráfico en determinados puntos de las arterias de las grandes ciudades. Sin embargo, a no ser que circules habitualmente por lugares como Madrid o Barcelona, es posible que no hayas visto ninguno, ya que en España no hay muchas vías con este tipo de carril.

El carril VAO, que debe su nombre a las siglas “Vehículo de Alta Ocupación” cumple un objetivo fundamental: hacer que el tráfico sea más fluido. ¿Y como lo hace? Pues tan fácil como reduciendo el número de vehículos que circulan por él, incentivando a los usuarios de las vías a utilizar el transporte público o, en su defecto, a compartir coche con otras personas.  Te lo explicamos a continuación.

carril bus vao

¿Quién puede circular por el carril VAO?

El carril VAO está destinado principalmente para vehículos en los que circule el conductor y, al menos, una persona más, aunque hay excepciones. 

Entre los vehículos que pueden acceder a estos carriles tenemos turismos, motocicletas, vehículos mixtos adaptables, vehículos con masa máxima autorizada superior a 3.500 kilos destinados al transporte de personas y autobuses articulados. No pueden hacer uso de él vehículos como bicicletas, ciclomotores, camiones, furgones o vehículos de carga, turismos con remolque, coches de caballos.

Las únicas excepciones en las que un vehículo podrá acceder a este carril aunque solo vaya en su interior una persona son las motocicletas, vehículos para personas con movilidad reducida y los vehículos ecológicos que estén clasificados en el Registro de Vehículos de la DGT como cero emisiones, que son aquellos que están clasificados en la tarjeta de ITV como vehículos eléctricos de batería (BEV), vehículo eléctrico de autonomía extendida e híbridos enchufables con una autonomía mínima de 40 km en modo eléctrico.

También pueden circular por estos carriles con total libertad los vehículos de policía, de bomberos, protección civil, salvamento y asistencia sanitaria en servicio de urgencia, además de los equipos de mantenimiento de la infraestructura de la vía.

En todo caso, los carriles VAO están (o deben estar) convenientemente señalizados, marcando tanto el inicio como el final del mismo y el número mínimo de ocupantes que deben viajar en el vehículo para poder disfrutarlo, ya que este número mínimo puede ser variable dependiendo de las condiciones del tráfico o la hora. Además, este tipo de carril puede ser puede ser reversible, es decir, pueden ser aptos para utilizar en un sentido o en otro, en función de las necesidades.

Así que si en alguna ocasión de topas con un carril VAO, recuerda fijarte bien en todas las indicaciones, y si cumples los requisitos, ¡adelante!