Seguro que has oído hablar de los ángulos muertos o puntos ciegos. Cuando conducimos un vehículo, al igual que cuando caminamos, nuestra visión no cubre todas las direcciones, siempre hay una zona que se escapa de nuestra visión: el ángulo muerto.

El 90% de la información que recibimos del entorno nos llega a través de la vista, por lo que ésta es fundamental a la hora de conducir. El problema lo encontramos con lo que ocurre por detrás del conductor, y aunque contamos con la ayuda de los espejos retrovisores –tanto interior como exteriores- es inevitable que según cada tipo de vehículo se produzcan ángulos muertos a los que hay que prestar especial atención para reducir los riesgos al máximo. Concretamente nos referimos a la zona lateral del vehículo en la que el conductor no tiene visión después de utilizar los espejos retrovisores.

 

¿Cuáles son los ángulos muertos de un coche?

Ángulos muertos coche

 
 

Consejos para evitar los ángulos muertos

  1. Lo principal para evitar los ángulos muertos es ajustar bien el asiento y los espejos retrovisores. Será esencial para tener una buena visibilidad y poder maniobrar correctamente.
  2. Los espejos retrovisores laterales reducen los ángulos muertos por lo que al ajustarlos debes comprobar que sólo veas el final de tu vehículo (lo mínimo para tener una referencia espacial). Cuánto menos zona de la carrocería veas, mayor será el campo de visión.
  3. Antes de realizar cualquier maniobra, alerta con antelación al resto de usuarios señalizándolo con los intermitentes.
  4. Pon especial atención al circular por rotondas y al realizar adelantamientos o cambios de carril, ya que es donde más riesgo de colisión se produce por los ángulos muertos.
  5. Un sencillo gesto como adelantar el cuerpo a la hora de mirar por el retrovisor o girar ligeramente la cabeza nos ayudará a asegurarnos que no hay ningún vehículo circulando en paralelo y que podemos realizar el giro con seguridad. Es importante realizar estos gestos de forma rápida y sin variar la dirección del vehículo.

Fuente: Race